29 junio 2009

Surgieron sin sentido común


La cena estaba lista, mi padre terminaba recientemente de cocinar y empezaba a servir la mesa, me di cuenta de que faltaba mi madre, así que la busqué.

En la cama recostada estaba, con el rostro cubierto de lagrimas, la cabeza apoyada, como si no estuviese descansada, no sabía a que se debía esto, todo el día había estado feliz, solo por un pequeño dolor de cabeza, al preguntar el por qué de su estado, dijo que el dolor de cabeza era el causante.
Eso no era posible, desde hace unas horas, había dicho lo mismo, y esos malestares no duraban nada, solo unos minutos, pero su rostro reflejaba angustia, tristeza, preocupación, y muchos sentimientos más, no había causa al parecer, pero tuve que irme. Sin que ella supiera, le comenté a mi padre lo visto, este fumando en el balcón estaba, esperándola que la comida estuviese lista del todo, se limitó a mirarme con los ojos en blanco, solo lograba percibir un poco de preocupación en su voz al contestarme con un "esta bien...". Solo esperé unos minutos hasta que me volvieron a llamar para comer, en eso, hay estaba mi madre, sentada, peor que cuando la vi en el cuarto sumida en sus pensamientos, no se movía ni un centímetro.
Nadie comió, solo yo, unos cuantos bocados era lo que pretendía comer, pero mi madre con la mirada perdida y derramando lagrimas y mi padre sentado también con ojos en blanco me hizo un hueco inmenso en el pecho que pensé que se llenaría si comía, pero no...Pasaron los minutos y la escena no había cambiado en lo absoluto, solo la salida de mi padre por unos segundos para luego volver. No era consiente de mis actos, solo comía por inercia, sin ser conciente de lo que me rodeaba o lo que ocurría.

Al final, el vació quedó y no disminuyo en lo más mínimo, seguía ahí, no desaparecería sino luego de algunos minutos pasada esa escena, no podía concentrarme en lo demás, solo tenía en mente esa imagen que me había destrozado en silencio, aun que no comprendía el por qué, ese suceso me había hecho pedazos, pisoteado, destruido y mucho más. ¿Que vendría después?, ¿Qué pasaba que no me contaban mis padres?, ¿Mi padre sabía que yo no le creía que a mi madre le dolía la cabeza? tantas preguntas y pocas respuestas, pero con el tiempo se aclararían, solo me ocuparía de borrar esas lagrimas que surgieron sin sentido común.

Mi fin


La luz de la luna iluminaba el cuarto, la brisa que soplaban las montañas le acariciaba el rostro, las estrellas brillaban como nunca, la escena parecía perfecta, de no ser por lo que estaba a punto de ocurrir...

Él estaba cada vez más cerca, lo escuchaba cada vez más, y sabía que no lo podría evitar. Al final, llegué al lago donde nos conocimos, dejando atrás el bosque oscuro donde mis temores cobraban vida cada noche, sabía que tarde o temprano me alcanzaría y debería confrontarlo.
Decidí que no podía huir más, no podía seguir con esto, él ya se había enterado de mi traición, y no se detendría hasta cumplir con su misión. Tenía que afrontar la verdad, así que me arme de valor y esperé a que él llegara, pero los minutos pasaron y no venía, los minutos se volvían cada ves más largos, a pesar de todo, lo seguía escuchando, acercándose, aproximándose, cada ves más cerca.
No entendía por qué no llegaba, lo seguía escuchando sin importar lo que pasara, pero no llegaba, los nervios que me comían, el sudor me bañaba en un mar de desesperación, pero todo seguía exactamente igual, no aparecía por más que lo escuchaba acercándose. Llegó el momento en que dejé de escucharlo, por un segundo olvidé completamente respirar, pero me incorporé de inmediato, no sin antes marearme un poco por la tención.
Luego todo pasó muy rápido: una sombra atravesó un arbusto a mi derecha que estaba solo a unos pocos centímetros de mí, medio metro como máximo, el crujir de una rama y algunas hojas secas, una respiración acelerada apenas audible y, de pronto, la bala me atravesó con toda la furia que sabía que sentía, con una ferocidad increíble y una desilusión palpable para cualquiera por mi infidelidad.
En un momento solo sentí un dolor punzante en el pecho, en un segundo se duplicó, pasó otro segundo para volver a incrementar de magnitud, devorando mi alma y corazón, destruyéndome lentamente, sin dejar de aumentar, en ese mismo instante, supe desde que cometí mi error que esto iba a ocurrir, sin importar cuanto lo guardara, sabía que el resultado solo empeoraría si lo guardaba mucho tiempo, supe, desde esa noche fatal de mi deshonestidad, mi infidelidad, mi mentira fatal, que la noche que se enterase, sería mi fin.

23 junio 2009

Perdidas


La noche estaba en su auge, la luna llena blanca como nunca y las estrellas brillaban como diamantes en un manto negro, el viento soplaba fuertemente y alborotaba los cabellos de Lisa. Toda la noche había sido difícil, corazones rotos, miradas perdidas, palabras sin sentido que nada tenían que ver con ella ni nada, pero había sucedido...

Al llegar a casa, estaba sola nuevamente, no lo volvería a ver, lo sabía y no podía evitarlo, la despedida fue inevitable y tenía que afrontar que a partir de ahora, su vida nuevamente sería solitaria, hasta quien sabe cuando, se encontrara nuevamente con alguien que pudiera llenar ese vacío que le quedó de la partida de su amado, pero luego sucedería lo mismo, y se repetiría por siempre, ella lo sabía, pero nada podía evitarlo.

Siempre, cuando la luz del sol le acariciaba la cara, sentía que tal vez, algún día, eso acabaría y, encontraría a ese alguien especial, pero debía pasar por todo eso para entender que el camino hacía el amor verdadero no era fácil, pero recompensaba muy bien al final por tanto dolor por el que tuvo que pasar para llegar a él, hasta entonces, tendría que pasar su vida en esa búsqueda inalcanzable del amor y experimentar todas esas perdidas.

Laura Inconcluso

Buenas a todos, informo que el relato "Laura" no se continuara por los momentos, se me ha hecho difícil continuar encribiendolo y no se me ocurre que pasara luego, así que queda pospuesto, pero dudo que haya continuación, bueno, hasta la próxima

19 junio 2009

Cerrado por examenes


Hola a todos, este blog estara cerrado por unas semanas, ya que entre en epocas de examenes de lapso, espero volver a escribir el 3 de julio, hasta entonces y disfruten de los pocos escritos que tengo por si no los han leido todos



09 junio 2009

Laura - Parte I -

No había pasado mucho antes de que tuviese que despertar, nuevamente aterrada de sus constantes pesadillas todas las noches, Laura se levanto un poco asustada, esa pesadilla había sido un poco mas difícil que las anteriores, en ves de morir ella, moría un chico, y aun que no lo conocía, sabia que era muy guapo, aun que fuese en sus sueños que solo podía verlo, no se sintió tan mal luego de despertar, solo algo de sudor en su frete que se limpio de inmediato, y un poco de tensión.

Luego de algunas horas, ya que se había levantado muy temprano, se había alistado, era el ultimo día en su ultimo año en escuela, por lo que decidió llegar un poco mas temprano de lo normal, así podría disfrutar por ultima ves a los amigos de los que tendría que despedirse, pero algo inusual sucedió ese día...apenas entrando al colegio, el chico de su sueño, el que había catalogado como guapo al instante, estaba ahí, en la puerta, como si esperase a alguien, Laura no pudo evitar sentirse un tanto incomoda con ese hecho, pero supo ocultar sus sentimientos muy bien, por lo que no se fijo de que ese chico la miraba, ya que había ocultado su cara dejando caer el pelo entre ellos por si las dudas, pero aun así, no puedo evitar sentir que su mirada atravesaba toda barrera que ella tratase de poner entre ellos.

- Laura, nos has dejado de cavilar desde que salimos, ¿en que estas pensando?

Tomando la defensiva, solamente respondió como cualquier adolescente lo haría, diciendo que los iba a extrañar a todos y que imaginaba como seria la universidad sin ellos, cosa que puso algo tristonas a sus amigas, pero en seguida se empezaron a recuperar, ya que Miriam, decidió hacer una fiesta de despedida, para recordarse todos, así que todas aceptaron la invitación, todas, salvo Laura, quien se excusó de que esas cosas la ponían melancólica y que prefería despedirse al sonar la campana de salida, así que disfruto del resto del día, que paso de forma un poco lenta, aun que no tanto como ella esperaba, pero solo se concentro en aquel muchacho que había visto, aun que eso significara no disfrutar su ultimo día con varios de sus amigos.

Finalmente, luego de varias horas, la campana sonó, y casi todos decidieron ir a la fiesta que había planeado Miriam, menos ella claro, deseaba ver si lograba encontrarse con ese muchacho nuevamente, así entablaría conversación, y efectivamente, ahí estaba, como si esperase a alguien nuevamente y ese alguien jamás llegara, pero igualmente decidió entablar conversación con el, comenzando por algo no muy común:

- Hola, soy Laura, ¿y tu? -

- Hola, soy Miguel.

- Este... - empezó - , no se si será verdad, pero me pareció verte a la entrada, ¿acaso esperas a alguien en particular?

Pero no respondió, solo se quedo allí parado, viéndola con unos ojos seductores, que la incitaban a seguirlo, ya que en un momento a otro, se había alejado, así que Laura decidió seguirlo y seguir conversando, pero casi no hablaron, solo el por que el estaba ahi esperando a alguien, pero siempre evadió ese tema, cambiándolo luego de algunos segundos de pensar, como el como estas?, un te me haces conocida, nos hemos visto antes?, y muchas otras cosas, pero Laura insistía, así que Miguel no tuvo alternativa que confesar...

05 junio 2009

Dolor - Parte II -

La situación era fuera de lo común, todo era confuso, primero todos estaban alegres y al mencionarlo a él todos lloraban un poco, no comprendía nada, así que decidió hablar en vez de callar y esperaba un respuesta, ya que todos lo habian ignorado y no le habian dirigido la palabra todo ese tiempo que había estado hay como si no estuviese con ellos, pero algo inusual pasó. Nadie respondió, cosa que le extrañó ya que había hablado claro, pero no muy fuerte, así que volvió a hablar un poco más alto, pero todos siguieron sin responder, eso era demaciado extraño, tal vez estuviese ronco o algo parecido, pero inmediatamente rechazó esa opción, se había escuchado a sí mismo, y nop entendía por qué nadie respondía, así que se acercó a su padre y le preguntó, pero por más que se le hablara no le respondía tampoco, penso que estaba mal del oído, asi que pregunto a sus tíos que estaban al lado, pero tampoco respondieron... Palideció, todos estaban sin quererle responder, quería gritar con tal de que le respondieran, o al menos prestarle atención, pero pensó que tal vez no quisieran, así que se fue al cuarto para descansar y reajarse, pero al pasar po el espejo del pasillo...no se reflejó su imagen... No lo notó a la primero, no por completo, así que volvio a pasar para asegurarse de que lo que vio fue real, aun que con miedo, y efectivamente, no se reflejaba. De repente, varias cosas empezaron a tomar sentido: la tristeza al nomrarlo, el vestir negro de sus familiares, todos consolando a su padre y el no se reflejaba, esperaba que fuese solo un mal sueño, que pronto despertara de aquella pesadilla, cerraba y abría los ojos, esperando encontrarse en su cama, recien derpertanto de el más horrendo sueño de su vida, pero no... todo era real. Pero nesecitaba confirmarlo todo, fue a su cuarto rapidamente, desesperado por que estuviese alucinando, pero ahí estaba, su cuerpo más palido que nunca, frío como la nieve y por más que desease que todo fuese irreal, sabía que todo en verdad pasaba y que no podía hacer nada para que todo volviese a ser como antes, así que se tuvo que resicnar a como serían las cosas de ahora en adelante y afrontar la verdad: nadie lo escucharía, nadie lo veria, jamás volveria a tocar a alguien, pero lo único que apenas aliviaba ese sentimiento devastador, era que jamás volveria a sufrir, no volveria a sentir el mismo rechazo de todos, pero había pagado un gran precio: Morir esa misma mañana a manos de su propio padre...

03 junio 2009

Dolor - Parte I -

No siempre se dice que el dolor es una fase, si no que es eterno. En raros casos es frecuente y es muy difícil de recuperarse luego de esos momentos que no deseamos que se repitan, algunas veces, nuestras esperanzas surten efecto y cesa, pero hay otras veces, que no para, que continua, arrasando todo a su paso y destruyéndonos lentamente, sin piedad ni compasión y afectando nuestro alrededor y los que nos rodean.

La vida siempre le fue dolorosa, la muerte de su madre cuando era un bebé, el abandono de su padre en la adolescencia, el rechazo completo de su familia, el odio por parte de sus compañeros de clase, sin amigos en quien poder confiar, ni ningún compañero que se acercara de vez en cuando, todo era insoportable. No sabía como podía soportar tanto, pero sabía que fuera cual fuera la razón, lo ayudaba en la vida con todo ese peso que cargaba a diario.

Una maña todo fue diferente, en ves de malestar, sintió felicidad, su padre estaba alegre y no gritando y la familia estaba de visita conversando alegremente, no sabía por que el cambio de repente, no entendía nada, pero no tenía el valor de preguntar, sin saber la razón. Decidió tratar de disfrutar un poco es cambio repentino, pero en un lugar de su mente había una voz que decía que había una sorpresa dolorosa detrás de esa mascara feliz y alegre, y se preguntaba como podía ser cierto y si podía confiar en esa voz.

Empezó a estudiar los rostros de cada uno de forma disimulada, pero no encontró nada que pareciese que algo estaba oculto, solo risas y conversaciones alegres, eso era extremadamente extraño para él, ¿a qué se debía ese cambio? se preguntaba, no quiso responder esa pregunta inmediatamente, solo quiso disfrutar del momento y estar con su familia.

Luego de algunos minutos alguien mencionó su nombre, pero no sabía muy bien quien era, ya que solo contemplaba los rostros de su familia, en ese momento se percató de algo... todos estaban de negro, eso lo alarmó un poco, la única ocasión en que se vestía completamente de negro era en un funeral, cuando alguien moría, también se percató de que al mencionar su nombre algunos rostros se habían llenado de una extraña, pero reconocible tristeza, no era algo peculiar, pero no le dio tanta importancia.

Luego alguien mencionó algo relacionado con él, y todos derramaron al menos una lagrima, eso fue demacido extraño, ¿cual era la razón para que lloraran por él?, su mente no lograba ordenar los sucesos y relacionarlos con sus pensamientos e ideas, no entendía nada y no creía que su existencia fuese algo por lo que llorar y lamentarse, solo si trataba de lamentarse el mismo.

Siguió esperando más señales para ver que era lo que sucedía y por qué todos de repente estaban tristes, no lograba comprender nada, luego se percató de algo que no había notado... todos se acercaban a su padre, su mente desprendió una chispa, algunas piezas empezaban a armar ese rompecabezas con el que se encontró en la mañana, pero aún le quedaban algunas ideas que aclarar, así que decidió preguntar quien había muerto para ver si lograba terminar de comprender lo que sucedía...

Nocturnos.