21 febrero 2010

Crónica de una muerte anunciada

  Una nueva hisotria es añadida a nuestra biblioteca: Crónica de una Muerte Anunciada, del muy aclamado Gabriel garcía Marquez.

 La historia que esta vez está escrita en estas páginas, al contrario de las anteriores, es una historia real recopilada 25 años luego de sucedida por el autor y periodista Gabriel García Marquez, una historia increíble y asombroso que nos hace ver como el destino cambia con cosas insignificantes como un nombre, una puerta que se cierra, un ser inocente que se niega a morir, unos hermanos vengativos.

 Todo empieza un lunes de febrero cuando Santiago Nasar despierta luego de que se celebre una boda sin igual en su pueblo, pero lo que no sabe, es que las cosas cambiarán para él drásticamente en menos de una hora para obligarlo a dejar este mundo.

 A partir de ese momento en que despierta, una serie de sucesos antes y después de levantarse, hacen que los hermanos Vicario avicen a Santiago de que lo matarán a una hora y lugar específico, pero este no se da cuenta de nada hasta que el momento llega y todos contemplan como es destazado como un cerdo en frente de su propia casa.

 Un relato que nos lleva sin darnos cuenta al pasado y presente, y a veces al futuro inmediato, y nos muestra todo lo que puede pasar en tan poco tiempo y como puede afectar a todo un pueblo el simple hecho de que una chica dijera a sus hermanos el nombre de Santiago. Sin lugar a dudas, una crónica que vale la pena tener

13 febrero 2010

Laura III


Ya había pasado media hora...
  Laura con solo un vistazo a al sol, que ya empezaba a dejar de lanzar rayos a diestra y siniestra como cuando salió de la escuela, supo que estaba en problemas monumentales...
 - ¡Ohh Por Dios! - y echó a correr a su casa, dejando la conversación sobre Naruto inconclusa -.
 - ¡Hey! - Miguel casi cumplía con su mandato, pero ya se empezaba a perder todo su esfuerzo -, ¡A dónde vas!
 - ¡A dónde crees tú! - dijo enfadada, ya le llevaba medio kilómetro de ventaja, y su casa estaba a unos diez, tenía suerte de ser la más atlética y rápida del colegio -.
 - ¡Pero estábamos pasándola bien! - Miguel no podía dejar que escapara, no después de tanto esfuerzo por engañarla -.
  Pensó en sus padres, sus hermanos, su hermanita. Todos estarían en peligro si no cumplía. Todos desaparecerían de la faz de la tierra si no llevaba a la chica a la esquina que estaban a punto de cruzar cuando ella se dio cuenta de la hora. Toda esperanza habría sido inútil si ella no lo seguía...
 En ese momento, recordó el último momento de felicidad de su vida. El 14 de noviembre de 1999, cuando tenía 13 años. Salía de su colegio, cuando unos chicos de aproximadamente 17 años lo llamaron; el estaba contento, pues tenía las mejores notas de la escuela...
 - Oye tú, ¿podrías venir un momento?
 - No, tengo que ir a mi casa.
- No te quitaré mucho tiempo.
¡MENTIRA!

¡LE HABÍA QUITADO UNA VIDA COMPLETA
Y
YA NO HABÍA VUELTA ATRÁS!

 Solo por prestar atención a ese chico que llevaba camiseta y a sus dos amigos de piel oscura ahora estaba atrapado en un laberinto de sombras del que no había salida, donde simplemente seguía las reglas de ese desgraciado que le robó la vida y que ahora lo usaba como un juguete para hacer su trabajo sucio.

 Simplemente por decirle Claro ahora tenía que hacer todo lo que él decía o sus padres morían, su hermana violada y luego lanzada por un barranco él estaría solo en un mundo donde solo las reglas dominaban y donde todo era una ruleta de torturas sin fin hasta que la cuenta atrás de sus días llegara a cero o que un milagro de parte de un Dios sordo a sus plegarias viniera, lo que pasara primero.

 Laura estaba casi donde se habían encontrado, pero eso no importaba, al fin y al cabo el simplemente debía llevarla a unos pasos más o detenerla.

Estaremos vigilando...

 Si, como No...

 Simplemente era una prueba para saber si realmente bajaría un poco su rendimiento por creer que ellos estarían escondidos vigilando que todo se cumpliera al pie de la letra...

 El estaba solo nuevamente, haciendo un trabajo que llenaría su corazón de sufrimiento y que lo haría ver que había acertado al volverse Ateo, al fin y al cabo, si Dios existe, ¿Por qué no lo ayudaba?, ¿Por qué lo abandonaba a su suerte y le daba la espalda?, ¿por qué no se apiadaba y mataba a esos hijos de puta que le robaron la felicidad?

 Cuando muriera, si realmente existía el cielo y el Señor, le haría todas esas preguntas, pero primero tenía que terminar con su vida, y estaba dispuesto a hacerlo pero no en ese momento, no se la quitarían ellos, sino él mismo, él mismo se decapitaría cuando sus padres y hermana estuviesen a salvo y esos malditos estuviesen bajo tierra para siempre, pero eso no sería ahora...

03 febrero 2010

Laura II

 Laura esperaba que Miquel le respondiera, ya había evadido el tema muchas veces, pero ahora haría que Miguel le dijera el por qué la esperaba - ¿Qué más podía ser? -.

 Miguel vio que la insistencia de Laura era demasiada, así que confesó...

- Bueno, la verdad, es que soñé desde hace una semana con este colegio, vi el nombre, calle, y mucho más, así que decidí venir - dijo sonriente -.

- Hmmm - Laura creí que estaba mintiendo, así que indagó más -, y, ¿por qué debo seguirte?, digo, parece que es lo que quieres...

- En efecto.

- Bueno, ¿Qué quieres?

- Pronto lo verás - Miguel estaba comenzando a estar nervioso y Laura lo sabía, así que debía sacer más información -.

- Dime o me voy en seguida - dijo seria -.

 Miguel puso la cara que todos ponen al estar en una situación difícil, tenía un tiempo limitado para llevar a cabo su mandato, y lo debía lograr a cualquier costo, así que trató de ganar más tiempo. Por lo que sabía, a Laura le gustaban mucho las conversaciones sobre las consolas de la empresa de Nintendo, así que hiso un comentario al azar...

- Es una sorpresa - sonrió nuevamente -, por cierto, ¿Probaste el nuevo juego de Masahiro Sakurai? - Una muy buena elección, el ídolo de la chica sería suficiente distracción por un largo tiempo, además le haría una falsa idea de lo que le esperaba -.

- ¿Super Smash Bros Brawl? - Había levantado la ceja derecha mientras baja la izquierda y sonreía, había caído -.

- Ese mismo - Había investigado sobre aquél hombre antes de tener que cumplir con el mandato de su jefe -.

- Si - dijo sonriente y animándose -, es bastante bueno, ¿Cuál es tu personaje favorito?

- Pues Snake - Había dicho uno al azar, solo parea ganar tiempo, pero no solo por eso, si no porque había investigado sobre él -, el tuyo es seguramente Peach, ¿No? - dijo irónico -.

- No -dijo seria -, la verdad prefiero a Samus, me gusta que no sea la princesa que se deja raptar y muestra que las mujeres somos fuertes - dijo orgullosa -.

- ¿Con armadura o sin ella? - había investigado a fondo todos los detalles del juego para poder alargar a más no poder la conversación, y daba resultado, la chica ni se daba cuenta de que llevaban casi veinte minutos hablando -.

- Pues sin ella, obviamente - dijo nuevamente seria -, no necesitamos armaduras para mostrar nuestra fuerza, por cierto, ¿qué le ves de bueno a Snake?

- Pues que es lo sé manejar muy bien - había dado en el punto débil, pero en ese instante recordó algo -, pero más que nada por ser un militar. Tanta Guerra hoy en día.

- Pues pensé que era por sus ataques - dijo desilusionada -.

- También son bastante buenos, especialmente el de la mina oculta y el poder final - estaba ya demasiado cerca de donde debía llegar con la chica, así que recordó otra pasión de Laura -, y ¿qué opinas de Masashi Kishimoto?

- Naruto es lo mejor que hay - Laura creía que el sueño le mostró a su alma gemela, pero no podía estar más equivocada -

Laura retomado

 Seguramente algunos recordarán el relato Laura, que fué publicado a inicios del blog, así que para los que lo conocen, está siendo retomado en estos momentos, y para los más nuevos blogeros de este foro, les dejo la primera parte corregida - solo coloqué acentos y corregí palabras, así que, básicamente es lo mismo - para que esperen la sengunda parte, además, hay una cuantas sorpresas más, por el momento, les dejo la 1º parte del relato Laura:

I

 No había pasado mucho antes de que tuviese que despertar, nuevamente aterrada de sus constantes pesadillas todas las noches, Laura se levanto un poco asustada, esa pesadilla había sido un poco mas difícil que las anteriores, en ves de morir ella, moría un chico, y aun que no lo conocía, sabia que era muy guapo, aun que fuese en sus sueños que solo podía verlo, no se sintió tan mal luego de despertar, solo algo de sudor en su frete que se limpio de inmediato, y un poco de tensión.

 Luego de algunas horas, ya que se había levantado muy temprano, se había alistado, era el ultimo día en su ultimo año en escuela, por lo que decidió llegar un poco mas temprano de lo normal, así podría disfrutar por ultima ves a los amigos de los que tendría que despedirse, pero algo inusual sucedió ese día...apenas entrando al colegio, el chico de su sueño, el que había catalogado como guapo al instante, estaba ahí, en la puerta, como si esperase a alguien, Laura no pudo evitar sentirse un tanto incomoda con ese hecho, pero supo ocultar sus sentimientos muy bien, por lo que no se fijo de que ese chico la miraba, ya que había ocultado su cara dejando caer el pelo entre ellos por si las dudas, pero aun así, no puedo evitar sentir que su mirada atravesaba toda barrera que ella tratase de poner entre ellos.

 Las primeras clases pasaron rápido, cosa que le sorprendió, normalmente, los últimos días se hacían eternos, y cada ves pasaban mas lento conforme se avanzaba de año, o al menos para ella era así, pero como siempre, no dio tanta importancia y salió a ver si el profesor con el que tenia clases había legado, pero no, no estaba, así que tendría mas tiempo para estar con sus amigos, cosa que no le molesto en lo absoluto, así que aprovecho el momento y paso todo el rato con sus amigas y amigos, pero por alguna razón, no pudo evitar pensar en el chico que había visto en la entrada, cosa que no pasaron por desapercibida sus compañeras:
- Laura, nos has dejado de cavilar desde que salimos, en que estas pensando?

Tomando la defensiva, solamente respondió como cualquier adolecente lo haría, diciendo que los iba a extrañar a todos y que imaginaba como seria la universidad sin ellos, cosa que puso algo tristonas a sus amigas, pero en seguida se empezaron a recuperar, ya que Miriam, decidió hacer una fiesta de despedida, para recordarse todos, así que todas aceptaron la invitación, todas, salvo Laura, quien se excusó de que esas cosas la ponían melancólica y que prefería despedirse al sonar la campana de salida, así que disfrutó del resto del día, que paso de forma un poco lenta, aun que no tanto como ella esperaba, pero solo se concentro en aquel muchacho que había visto, aun que eso significara no disfrutar su ultimo día con varios de sus amigos.

 Finalmente, luego de varias horas, la campana sonó, y casi todos decidieron ir a la fiesta que había planeado Miriam, menos ella claro, deseaba ver si lograba encontrarse con ese muchacho nuevamente, así entablaría conversación, y efectivamente, ahí estaba, como si esperase a alguien nuevamente y ese alguien jamás llegara, pero igualmente decidió entablar conversación con el, comenzando por algo no muy común:

- Hola, soy Laura, ¿tu?

- Hola, soy Miguel.

- Este... - empezó - , no se si será verdad, pero me pareció verte a la entrada, ¿acaso esperabas a alguien en particular?

 Pero no respondió, solo se quedo allí parado, viéndola con unos ojos seductores, que la incitaban a seguirlo, ya que en un momento a otro, se había alejado, así que Laura decidió seguirlo y seguir conversando, pero casi no hablaron, solo el por que el estaba ahí esperando a alguien, pero siempre evadió ese tema, cambiándolo luego de algunos segundos de pensar, como el ¿cómo estás?, un te me haces conocida, ¿nos hemos visto antes?, y muchas otras cosas, pero Laura insistía, así que Miguel no tuvo alternativa que confesar...

Nocturnos.