24 abril 2010

Laura V

Laura seguía en el piso sollozando de dolor.

- ¿Qué te pareció eso? - dijo divertido el hombre, pero Laura solo contestó con más sollozos -, eso creí - dijo divertido -.

 La ira incontenibe que sentía en ese momento hacía que Laura sufriera un gran dolor de cabeza y una furia animal; de no ser por los nudos e sus manos, pies y boca, estaría golpeando al hombre y acribillándolo de insultos, aún si eso implicaba que la maltrataran.

 Luchó incansablemente por tratar de soltarse, pero los nudos eran muy fuertes y solo logró dolores en las áreas anudadas más burlas y risas de parte de aquél condenado...

- Bueno, es hora de trabajar - dijo mientras se dirigía a lo que parecía una mesa -. Espero no te importe mucho - dijo tomando unas jeringas - ayudarme un poco luego de divertirnos así - dejó escapar un tono de burla en las dos últimas palabras -.

 Laura no sabía que era lo que se aproximaba a pasarle, y no pensaba averiguarlo...movió rápidamente sus pies y manos, logró encontrar el punto débil de aquellos nudos...

- ¡PUTA!

Salió corriendo apenas lo pateó entre las piernas en un segundo de suerte...

- ¡¡ATRAPEN A ESA ZORRA!!

 La puerta de metal estaba lo suficientemente cerca para no perder tiempo abriéndola; en el camino lanzó las latas, aerosoles, sillas rotas de plástico y pedazos de madera para tratar de golpearlo, y pudo escuchar más de una vez como gritaba y la insultaba, pero ella solo salió de la habitación en un segundo la cerró y colocó un escritorio viejo para dificultarle el viaje...

- ¡QUE LA ATRAPEN, CARAJO!

 En ese momento, unos diez muchachos sin camisa, con pantalones rotos y zapatos Con manchas de aceite de carro salieron a su encuentro, pero ella tomó rápidamente una barra de metal lo suficientemente larga como para poder controlarla perfectamente.

 El primero se acercó y lo golpeó inmediatamente en la nuca, para después derribarlo con un golpe en los tobillos. El segundose acercó medio segundo después y le partió la nariz al tiempo que con el otro extremo golpeaba el estómago de un tercero para luego dar una patata a la entrepierna de un cuarto que se le acerca por la derecha, girar rápidamente y patearle la cara a un quinto adelante de ella, derribarla al sexto que trataba de golpearla haciendo que golpeara al séptimo detrás de ella y cayendo ambos encima de un octavo.
 Golpeó en la espalda a un noveno para luego recibir un jalón de pelo por el décimo, pero rápidamente lo golpeó en la entrepierna, lo pateó en la espalda, derribó de nuevo al noveno que trató de patear su tobillo derecho haciéndolo caer en el segundo que trató de golpearla pero que recibió un golpe en la espalda de parte del quinto que traba de patearla.

 Todos a la final quedaron exhaustos y Laura se limitó a quitarse su chaqueta de lana negra, tomar con fuerza el palo y seguir corriendo

Día del Libro y del derecho de autor

 Bueno, lamentándolo mucho, este post no se pudo publicar en el día correcto por motivos personales. Pero mejor tarde que nunca!

 La elección del día 23 de abril como día del libro y del derecho de autor, procede de la coincidencia del fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616, aunque realmente no fuese en el mismo día, debido a que la fecha de Shakespeare corresponde al calendario juliano, que sería el 3 de mayo del calendario gregoriano y que Cervantes falleció el 22, siendo enterrado el 23.

 También coincide con la fecha de nacimiento de William Wordsworth (1850) y fallecimiento de Josep Pla (1981).

 La propuesta fue presentada por la Unión Internacional de Editores a la Unesco, con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor.

 El 15 de noviembre de 1995 la Conferencia general de UNESCO aprobó la propuesta en París, a partir de lo cual el 23 de abril sería el "Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor"

"Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría."              "Un libro abierto es un cerebro que habla;
Proverbio árabe.                                                                                          cerrado un amigo que espera;
                          olvidado, un alma que perdona;
"Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo."                     destruido, un corazón que llora."
Proverbio árabe.                                                                                                                 Proverbio hindú.

Nocturnos.