27 febrero 2012

Amoromamaroramoramaroromamor. Romamororamaromaroramamoroma. Amoromamaroramoramaroromamor. Romamororamaromaroramamoroma. Amoromamaroramoramaroromamo

Hola, quiero hablarte hoy. Soy ese que sabes que soy, el que huye de ti y que siempre estas buscando. Creo que sabes quien soy…
Bueno, mira, esta carta es para decirte que ya no me busques, en serio, ¿No te cansas de siempre lo mismo?
¡Entiende mi desprecio de una buena vez!
No quiero verte, no quiere estar cerca de ti, no quiero que me veas, no quiero tener nada que ver contigo.
Olvida eso de que llegaré a tu vida, de que apareceré cuando menos lo esperes.
La cosa es así, afróntala, entiéndela, compréndela, y ¡Deja lo estúpido!
Adiós, aunque nunca te dije o quise decirte “hola”
P.D. ¡Muérete!

Al día siguiente…
Hoy queridos hermanos, nos une la boda de…

Bah, ¡Ya verás como termina todo!
Yo de nuevo.

Un año después…
Felicitaciones, es una niña sana y…

En serio, desiste, yo decido cuando sí y cuando no.
¿Te olvidaste de mí?

Siete años después….
Es increíble, ¡Es la mejor del salón!

Diosito, ¡Ya párale! ¡No será jamás y nunca posible!

Once años después…
Es la mejor estudiante de la promoción.

Cincuenta años después…
Te lo dije, ahora estás sólo, viejo, arrugado, canoso, gordo, viudo, con nietos que abusan de ti, y encima, con todos los problemas del mundo.

Yo.
Esta bien, pero valdrá la pena para que mis nietos vivan lo que yo viví.

Al día siguiente…
Hoy, damos sepultura a…

Jajajajajajajaja

Nocturnos.