27 marzo 2018

I became an academic! / ¡Me volví académico!

Hello people! How is this week being with you?
Today I come with very good news. During these last days I was working on an unusual project, something that I kept secret for a while, and it is that I wrote a modest academic work on Edgar Allan Poe published in the Sheffield Gothic Reading Group.
Sheffield Gothic is a postgraduate group at the University of Sheffield, England, dedicated to the estudy of Gothic topics, whether classic or contemporary. For a long time I wanted to take on the challenge of working on this possibility, see what came out of it, and here we are, with the first guest blog! This is entitled Immortality and Death matters in "The Facts in the Case of M. Valdemar," and I share with you the Spanish translation at the end of this post, but click here to read the original in English!
I am also happy to tell you that two other works on Poe were approved, in which I'm already submerged. Soon they will see the light just like the firstborn, so be vigilant!
I take this opportunity to remind you not to take your eye off my profile in Wattpad. Next week already I'll be publishing Cats' Seal, first in English and later in Spanish. I have not forgotten Reflections, but things have been going this way, and at any time I'll have news about it. *wink*
PS: Do you want an early access to Cats' Seal? Be part of my dark army! I'm already publishing the chapters in there, and I'm sure you'll love them!

¡Hola gente! ¿Qué tal los trata esta semana?
Hoy vengo con una muy buena noticia. Durante estos últimos días estuve trabajando en un proyecto inusual, algo que mantuve en secreto por un buen tiempo, y es que escribí un modesto trabajo académico sobre Edgar Allan Poe publicado en el Sheffield Gothic Reading Group.
Sheffield Gothic es un grupo de postgrado de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, dedicado al estudio de temas góticos, bien sean clásicos o contemporáneos. Desde hace tiempo quería asumir el reto de trabajar en esta posibilidad, ver qué salia de ello, ¡y henos aquí, ya con el primer guest blog! Este se titula Asuntos de inmortalidad y muerte en “La verdad sobre el caso del señor Valdemar", y les comparto la traducción al español al final de esta entrada, ¡pero den clic aquí para leer el original en inglés!
También me alegra decirles que fueron aprobados otros dos trabajos sobre Poe, en los cuales ya estoy sumergido. Pronto verán la luz igual que el primogénito, ¡así que atentos!
Aprovecho para recordarles que no despeguen el ojo de mi perfil en Wattpad. Ya la próxima semana estaré publicando Sello de los Gatos, primero en inglés y más adelante en español. No me he olvidado de Reflections, pero las cosas se han ido dando de esta manera, y en cualquier momento les tendré noticias al respecto. *guiño*
PD: ¿Quieren un acceso temprano a Sello de los Gatos? ¡Sean parte de mi ejército oscuro! Ya estoy publicando los capítulos allí, ¡y estoy seguro de que les encantarán!

Greetings and hugs
Un saludo y un abrazo


Cuando se piensa sobre el tema, uno no puede evitar preguntarse si la muerte es realmente el fin de la existencia, la última etapa de nuestros cuerpos humanos, o si podría ser posible jugar con ella y hacerla obedecer nuestras propias reglas cuando queramos. La humanidad ha roto tantos límites curando enfermedades que solían ser mortales, desarrollando procedimientos médicos que eran impensables en el pasado e incluso creando vida en laboratorios que parece razonable darle a esta posibilidad un espacio momentáneo en nuestros pensamientos.

Yendo más lejos y siendo más aventuraros, ¿podría esto tener lugar al momento justo de la partida? Podría ser una idea atractiva, puesto que “la muerte es todavía un acontecimiento aterrador y atemorizador, y el miedo a la muerte es un temor universal incluso si pensamos que lo hemos dominado en muchos niveles”. (Kübler-Ross, 2009: p. 4.) Ciertamente empoderaría a la raza humana tener control absoluto sobre su existencia, incluido el final de la misma.


Edgar Allan Poe
Ultima Thule, por Manchester,
1848
Con una mirada atenta, los lectores pueden descubrir, si no ya, que el escritor estadounidense Edgar Allan Poe pareció pensarlo, presentando este mismo pensamiento en una de sus historias, ya sea intencionalmente o no. Dado el hecho de que “Estados Unidos se caracteriza comúnmente como una sociedad que niega la muerte” (Durkin, 2018: p. 48), veo esto como un panorama irónico.

Encontrar tal tema es difícilmente sorprendente después de que nos damos cuenta de que “la literatura a veces ayuda a las personas a resolver los problemas espirituales de la muerte. Puede ser tanto objetivo como personal y puede inspirar” (Skelton, 2003: p. 218). También nos gustaría considerar que “una de las cosas centrales de las que la literatura puede hacernos más conscientes es que la muerte significa diferente cosas en diferentes momentos” (Skelton, 2003: p. 211) a medida que avanzamos en esta propuesta de la muerte siendo controlada por humanos.


En "La verdad sobre el caso del señor Valdemar", Poe rompe las reglas de la Madre Naturaleza al mantener a un hombre completamente consciente y aún en el reino de los vivos después de que muere, y también lo obliga a confesar que "'¡Por el amor de Dios!' ¡rápido! ¡Rápido! ¡Pónganme a dormir! ¡O, rápido! ¡Despiértenme! ¡Rápido! ¡Les digo que estoy muerto!'" Poe, 1944: p. 7).

En la historia, Poe "erosiona así las partes límites del aparato fisiológico hasta el punto en que ese aparato o cuerpo se colapsa en el material abyecto mismo' (Sutherland, 2004: p. 3). Al hacer esto, altera lo que es comúnmente entendido como un estado viviente, un aspecto que se vuelve aún más notorio cuando Valdermar habla después de ser convertido en esta extraña criatura no-muerta.


Por medios médicos, o por mesmerismo, para ser más específico, el narrador anónimo crea un nuevo tipo de zombi que solo es capaz de hablar en ciertos momentos de la historia; congelado en el tiempo, se encuentra atrapado en ese estado antinatural. Sin embargo, esta misma criatura no puede moverse, comer ni realizar ninguna otra actividad que los seres vivos sean capaces de hacer, lo que nos da la pista de que no está completamente muerto a pesar de que tampoco está vivo.


Es en este limbo donde Valdemar finalmente encuentra un descanso cuando '"todo su cuerpo a la vez, en el espacio de un minuto, o incluso menos, se encogió, se desmoronó, se pudrió absolutamente bajo mis manos. Sobre la cama, ante toda esa compañía, yacía una masa casi líquida de repugnante y detestable putrefacción" (Poe, 1944: p. 7).

The Facts in the Case of M. Valdemar.
Ilustración por Harry Clarke, de 1919
Después de un resultado tan antinatural, tal vez con aún más razón puesto que Valdemar aceptó participar en el experimento del narrador no identificado, parece obvio que su muerte no sería pacífica o tranquila, sino brutal, gráfica y descrita con detalles sangrientos. Esto es especialmente relevante cuando consideramos su contraste con el uso típico de Poe del tema de la muerte de una mujer hermosa, que incluyó en muchas de sus historias (Elmer, 1995).

Aunque esto puede no ser considerado como un caso de inmortalidad para algunos, ciertamente es un ejemplo temprano de lo que significaba ser inmortal para la sociedad estadounidense durante el tiempo de Poe: antinatural, lejos de ser permisible y un estado peligroso, temible que debe evitarse, al igual que la muerte. También es innegable el hecho de que ha presentado la transformación de un ser humano común en otra cosa que parece desligada de las limitaciones de ser una entidad mortal.

Lo que es aún más interesante de esta historia no es solo el hecho de que la muerte parece detenerse por un simple humano, bien versado en asuntos médicos, por supuesto, pero humano no obstante, sino que lo hizo durante siete meses, como se especifica en el cuento. Esto lleva a concluir que, además de ser posible alcanzar estados de conciencia alternativos, los métodos médicos también tienen la capacidad de controlar los efectos de la muerte en el cuerpo y la mente humanos.

La idea no está lejos de la realidad siempre que consideremos que:
Si las experiencias descritas son reales, tal vez las estrategias que se utilizaron en este trabajo literario, o que se sugieren a través de su ausencia, puedan ser efectivas en la situación de su paciente (o incluso en la suya propia). La literatura, o 'las humanidades', puede mejorar la buena práctica en medicina. (Skelton, 2003: p 218.)
Sin embargo, me gustaría señalar el hecho de que este no es un panorama atractivo, hasta donde yo lo veo, si tenemos en cuenta los resultados que el memorable Victor Frankenstein de Mary Shelly logró después de crear su monstruo, el producto de sus largos experimentos de tiempo con cadáveres. Hutchisson (2005) sugiere esta misma idea cuando habla de la historia de Valdemar, afirmando que los intentos de controlar el curso natural de la muerte en la vida humana no tendrían éxito, un punto de vista ya mencionado en este artículo.

Por otro lado, y si seguimos pensando de manera optimista, esto podría significar que la muerte puede dominarse y controlarse con éxito una vez que la cantidad correcta de investigación, experimentos y conocimiento se hayan gastado para este propósito, porque "aunque los seres humanos poseen cuerpos mortales, siempre han anhelado la inmortalidad" (Weiner & Meskimen, 2010: p. 1961). Solo necesitamos que alguien haga el primer intento en el mundo real para ver cuán posible podría ser poner fin a la muerte, por irónico que suene.

Referencias
  • Durkin, Keith. (2018). Death, dying and the dead in popular culture. Handbook of Death and Dying. 43-49. 10.4135/9781412914291.n5.
  • Elmer, J. (1995). Terminate or Liquidate? Poe, Sensationalism, and the Sentimental Tradition. na.
  • Kübler-Ross, E. (2009). On death and dying: What the dying have to teach doctors, nurses, clergy and their own families. Taylor & Francis.
  • Poe, E. A. (1944). The facts in the case of M. Valdemar. Alex Catalogue.
  • Skelton, J. (2003). Death and dying in literature. Advances in Psychiatric Treatment, 9(3), 211-217.
  • Hutchisson, J. M. (2005). Poe. Univ. Press of Mississippi.
  • Sutherland, H. (2004). Wide Webs of Fear: American Gothic Fiction and Its British Counterparts. STAR (Scottish Transatlantic Relations) Project Archive. April.
  • Weiner, J., & Meskimen, J. (2010). Long for this world: The strange science of immortality. New York: Harper Collins Publishers.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Thanks for coming to Tinta Nocturna!
Hugs from here to whereever you may be ^^

***

¡Gracias por pasarte por Tinta Nocturna!
Un abrazo de aquí hasta donde estés ^^

Nocturnos.

Creative Commons License
Este blog está protegido bajo una Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Licencia Creative Commons
Absit Tertulia. por Alan D.D. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://www.wix.com/udal_95/absit-tertulia.

¡Suscríbete!

Flickr

Mi música