03 junio 2009

Dolor - Parte I -

No siempre se dice que el dolor es una fase, si no que es eterno. En raros casos es frecuente y es muy difícil de recuperarse luego de esos momentos que no deseamos que se repitan, algunas veces, nuestras esperanzas surten efecto y cesa, pero hay otras veces, que no para, que continua, arrasando todo a su paso y destruyéndonos lentamente, sin piedad ni compasión y afectando nuestro alrededor y los que nos rodean.

La vida siempre le fue dolorosa, la muerte de su madre cuando era un bebé, el abandono de su padre en la adolescencia, el rechazo completo de su familia, el odio por parte de sus compañeros de clase, sin amigos en quien poder confiar, ni ningún compañero que se acercara de vez en cuando, todo era insoportable. No sabía como podía soportar tanto, pero sabía que fuera cual fuera la razón, lo ayudaba en la vida con todo ese peso que cargaba a diario.

Una maña todo fue diferente, en ves de malestar, sintió felicidad, su padre estaba alegre y no gritando y la familia estaba de visita conversando alegremente, no sabía por que el cambio de repente, no entendía nada, pero no tenía el valor de preguntar, sin saber la razón. Decidió tratar de disfrutar un poco es cambio repentino, pero en un lugar de su mente había una voz que decía que había una sorpresa dolorosa detrás de esa mascara feliz y alegre, y se preguntaba como podía ser cierto y si podía confiar en esa voz.

Empezó a estudiar los rostros de cada uno de forma disimulada, pero no encontró nada que pareciese que algo estaba oculto, solo risas y conversaciones alegres, eso era extremadamente extraño para él, ¿a qué se debía ese cambio? se preguntaba, no quiso responder esa pregunta inmediatamente, solo quiso disfrutar del momento y estar con su familia.

Luego de algunos minutos alguien mencionó su nombre, pero no sabía muy bien quien era, ya que solo contemplaba los rostros de su familia, en ese momento se percató de algo... todos estaban de negro, eso lo alarmó un poco, la única ocasión en que se vestía completamente de negro era en un funeral, cuando alguien moría, también se percató de que al mencionar su nombre algunos rostros se habían llenado de una extraña, pero reconocible tristeza, no era algo peculiar, pero no le dio tanta importancia.

Luego alguien mencionó algo relacionado con él, y todos derramaron al menos una lagrima, eso fue demacido extraño, ¿cual era la razón para que lloraran por él?, su mente no lograba ordenar los sucesos y relacionarlos con sus pensamientos e ideas, no entendía nada y no creía que su existencia fuese algo por lo que llorar y lamentarse, solo si trataba de lamentarse el mismo.

Siguió esperando más señales para ver que era lo que sucedía y por qué todos de repente estaban tristes, no lograba comprender nada, luego se percató de algo que no había notado... todos se acercaban a su padre, su mente desprendió una chispa, algunas piezas empezaban a armar ese rompecabezas con el que se encontró en la mañana, pero aún le quedaban algunas ideas que aclarar, así que decidió preguntar quien había muerto para ver si lograba terminar de comprender lo que sucedía...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Thanks for coming to Tinta Nocturna!
Hugs from here to whereever you may be ^^

***

¡Gracias por pasarte por Tinta Nocturna!
Un abrazo de aquí hasta donde estés ^^

Nocturnos.