05 junio 2009

Dolor - Parte II -

La situación era fuera de lo común, todo era confuso, primero todos estaban alegres y al mencionarlo a él todos lloraban un poco, no comprendía nada, así que decidió hablar en vez de callar y esperaba un respuesta, ya que todos lo habian ignorado y no le habian dirigido la palabra todo ese tiempo que había estado hay como si no estuviese con ellos, pero algo inusual pasó. Nadie respondió, cosa que le extrañó ya que había hablado claro, pero no muy fuerte, así que volvió a hablar un poco más alto, pero todos siguieron sin responder, eso era demaciado extraño, tal vez estuviese ronco o algo parecido, pero inmediatamente rechazó esa opción, se había escuchado a sí mismo, y nop entendía por qué nadie respondía, así que se acercó a su padre y le preguntó, pero por más que se le hablara no le respondía tampoco, penso que estaba mal del oído, asi que pregunto a sus tíos que estaban al lado, pero tampoco respondieron... Palideció, todos estaban sin quererle responder, quería gritar con tal de que le respondieran, o al menos prestarle atención, pero pensó que tal vez no quisieran, así que se fue al cuarto para descansar y reajarse, pero al pasar po el espejo del pasillo...no se reflejó su imagen... No lo notó a la primero, no por completo, así que volvio a pasar para asegurarse de que lo que vio fue real, aun que con miedo, y efectivamente, no se reflejaba. De repente, varias cosas empezaron a tomar sentido: la tristeza al nomrarlo, el vestir negro de sus familiares, todos consolando a su padre y el no se reflejaba, esperaba que fuese solo un mal sueño, que pronto despertara de aquella pesadilla, cerraba y abría los ojos, esperando encontrarse en su cama, recien derpertanto de el más horrendo sueño de su vida, pero no... todo era real. Pero nesecitaba confirmarlo todo, fue a su cuarto rapidamente, desesperado por que estuviese alucinando, pero ahí estaba, su cuerpo más palido que nunca, frío como la nieve y por más que desease que todo fuese irreal, sabía que todo en verdad pasaba y que no podía hacer nada para que todo volviese a ser como antes, así que se tuvo que resicnar a como serían las cosas de ahora en adelante y afrontar la verdad: nadie lo escucharía, nadie lo veria, jamás volveria a tocar a alguien, pero lo único que apenas aliviaba ese sentimiento devastador, era que jamás volveria a sufrir, no volveria a sentir el mismo rechazo de todos, pero había pagado un gran precio: Morir esa misma mañana a manos de su propio padre...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Thanks for coming to Tinta Nocturna!
Hugs from here to whereever you may be ^^

***

¡Gracias por pasarte por Tinta Nocturna!
Un abrazo de aquí hasta donde estés ^^

Nocturnos.