23 julio 2010

Los 36 Hombres Justos

 Una nueva historia se añade a la biblioteca, esta ves se trata de la primera novela de Sam Bourne, un periodista de The Guardian. Los 36 Hombes Justos

 William Monroe hijo es un periodista en el períadico de New York. Cuando está con su padre, recibe una notificación: debe ir a ver un asesinato. El primero del cual es el encargado de hablar en el periódico.

 Mientras investiga para elaborar el artículo, descubre que el muerto era un sinverguenza de la sociedad, pero que sin razón aparente, ejecutó una gran acto de bondad con una mujer.

 Con el tiempo, un segundo asesinato sucede, y las condiciones vuelven a ser iguales: un incógnito hace un acto de bondad. Will empieza a investigar y se da cuenta de que en todo el mundo, personas con estas cualidades son asesinadas, pero inmeditamanete recibe otra notificación: su mujer ha sido raptada.

 Sus investigaciones le llevarán a una comunidad hasídica en Estados Unidos, interpretar pasajes bíblicos, resolver complicados enigmas, restablecer contacto con un viejo amor y muchos más, todo para salvar la vida de su esposa y, sin saberlo con anticipación, el mundo entero.

 Admito que realmente es una gran novela, que cuenta muy detalladamente los sucesos de  tal forma que se pueden imaginar como si fuese una película, pero los drásticos cambios de humor de Will y la terquedad usada por los hasidim le quitan un poco de mérito a la obra, ya que uno termina cansándose y hasta estresándose, pero esto ayuda a emocionarse bastante cuando finalmente se descubre el secreto que los hesidim esconden.

 Es una novela bastante pesada, pero lo compensa su dosis alta de suspenso, misterio, aventura y acción. Sin duda es una buena elección para los que quieran probrar un poco con el género religioso y de acción. No los defraudará.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Thanks for coming to Tinta Nocturna!
Hugs from here to whereever you may be ^^

***

¡Gracias por pasarte por Tinta Nocturna!
Un abrazo de aquí hasta donde estés ^^

Nocturnos.