20 septiembre 2010

Las Nueve lunas...

Primera Luna.

Apenas hay indicios de la nueva creación, y casi nadie sabe de ello. La criatura es realmente minúscula y nadie sospecha lo que la fémina tiene en su interior.

En la escuela, la niña le comenta a sus compañeros de clase que ella y un Brad Pitt hicieron que el cielo bajara a la tierra en solo unas pocas horas en un callejón, pero nadie cree en la historia de la inocente mujercita.

Segunda Luna.

Nuevos signos de cambio aparecen en ella. Su vientre se ha vuelto más abultado, sus pechos han crecido un poco, pero aún así, nadie piensa que ello pueda estar pasando.

La niña se siente más pesada y piensa que ha descuidado su alimentación, asi que inicia una dieta estricta para no dejar de cautivar a los muchachos con su cuerpo esculpido por los arcángeles.

Tercera Luna.

La futura mujer de familia nota que su comida usual ya no satisface su gustos y empieza a comer cosas inusuales.

La familia ya puede levantar sospechas, pero la madre seguramente aún ignora que una nueva vida llegará a la tierra en seis lunas más, que su vida se volverá difícil y sufrirá demasiado cuando el momento de terminar llegue.

Cuarta Luna.

La noches se vuelven pesadas y se complican los viajes más simples, pero ya todos conocen la realidad de la chiquilla. Preguntan quién es el padre, pero ella simplemente no lo sabe.

El rechazo por parte de todos la aplasta por completo y ella siente como todo pudo ser diferente con solo un envoltorio de látex hace ya u tiempo cuando todos la querían.

Desea regresar el tiempo y no cometer el error, pero ya es demasiado tarde y no hay vuelta atrás; empieza a preguntarce si dejara a la criatura vivir o la rechazara.

Quinta Luna.

Empiezan las primeras patadas, pero la chiquilla no sabe que hacer. Sus seres queridos le dieron la espalda, y solo algunos amigos constituyen un apoyo semi sólido. Las noches se vuelven más complicadas con el pasar de los días.

Lentamente, su vientre crece hasta volverse inmenso y la espalda le empieza a crujir como hojas secas arrastradas por el viento del otoño.

Sexta Luna.

La vida de la niña de solo 15 primaveras se ha vuelto muy difícil, y un candidato a padre aparece en su vida para ayudarla a cargar con el peso de la vida que crece en su interior. Las tardes se vuelven dificultuosas, pero el hombre la ayuda en todo sin pedirle nada a cambio.

Nuevamente, la semilla de la esperanza es enterrada en su corazón, mientras que el agua del amor y el los nutrientes del cuidado pre-natal ayudan a que la semilla germine a gran velocidad.

Séptima Luna.

La fecha se va acercando lentamente y la muchacha siente los efectos de ello. Pero el amor que el nuevo amigo le da compensa todo el sufrimiento por el que esta pasando.

no pide nada a cambio, solo que ella descanse y se reconforte lo mas que pueda. No la deja levantar nada, y la obliga a vivir mucho tiempo en una cama rodeada de sus atenciones y mimos.

Octava Luna.

La niña no logra caminar casi. La cama se ha vuelto su hogar, como su nuevo amigo lo deseaba. Todo es realizado con un inmenso esfuerzo y con resistencia a los constantes pataleos de la criatura.

Ambos se conocen ya a la perfección, y saben los secretos mas intimos del otro, sin saber porque, pero ya han llegado a un punto de confianza absoluta.

Novena Luna.

Finalmente, llega el momento tan esperado por todos y temido por la niña. Finalmente todo el sufrimiento acabara.

Las tres horas que dura la iluminación se vuelven mas que el infierno para la pobre, y pide que saquen a su bebe de inmediato. En medio de complicaciones, apuros y miedos no esperados, nacen gemelos. Cada uno con su sexo diferente.

Primer Día.

La chica yace en la cama. Sabe que pronto eso terminara y que no tendrá que dormir tanto. Pero su nuevo compañero llega de improviso y trae a sus hijos. La madre prematura los ve por primera vez.

Se fija en que no los puede separar del todo, y encuentra un colgante en los cuellos de sus bebes. La camisa de su niñita tiene un mensaje incompleto, pero al leer el de su pequeño hombrecito, se da cuenta de lo que sucede.

Tres Lunas después...

Las nupsias se han realizado exitosamente y Marido y Mujer viven felices en el piso del antiguo desconocido.

La familia se altera por todo ello, pero terminan por acostumbrarse. El nuevo padre postiso de los bebes termina siendo lo mejor que pudo pasarle a la muchacha y todos lo aceptan.

Ambos tienen un futuro incierto, pero ahora sus esfuerzos solo se concentran en las dos semillas que hace tres lunas y un día llegaran al planeta para florecer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Thanks for coming to Tinta Nocturna!
Hugs from here to whereever you may be ^^

***

¡Gracias por pasarte por Tinta Nocturna!
Un abrazo de aquí hasta donde estés ^^

Nocturnos.