18 abril 2011

El Cuento Número Trece

Bueno Bloggers, luego de una LARGÍSIMA temporada sin halar de libros os vengo con uno que me gustó bastante cuando lo leí, un buen homenaje a las novelas góticas y de suspenso:

El Cuento Número Trece, de Dianne Setterfield...

La historia comienza con Margaret Lea, una biógrafa que ayuda a su padre con la librería de la familia y con un gusto por libros (Ya sean manuales, novelas, cuentos, cartas, tratados o diarios) del pasado tanto lejano como cercano.

Esta recibe una carta por parte de nada más y nada menos que Vida Winter, la escritora más exitosa en Inglaterra, tal vez en todo el mundo. La carta la deja asombrada, pues si bien las historias de la señora Winter son mundialmente conocidas, u pasado es completamente borroso, d elo cual se ha encargado ella mima cambiando completamente la historia para cada aquél que le pregunta sobre este; dicha carta explica que finalmente, Vida Winter revelará su pasado y el de toda la familia Angelfield.

¿Cómo negarse a esta propuesta? Pero hay un pequeño problema: ¿Qué probabilidad hay de que Vida Winter, una mujer rodeada de mentiras, engaños y pasados inventados, diga lo que realmente sucedió? Además, Margareth también tiene secretos en su pasado que terminarán, junto con la curiosidad, convenciéndola de aceptar el pedido que le hace la escritora.

Cuando terminé con este libro terminé con un mal sabor en la boca, pero no me malentiendan: Fue así porque es la única novela de Setterfield que se haya publicada tanto en español como en inglés, además de ser algo corta. Por ello, luego de pasar la última hoja quedé con ganas de leer más de ella, más de sus historias. ¿Por qué? Ya os digo:

Los personajes son descritos demasiado bien y los paisajes son completamente espectaculares. Tanto el pasado como el presente en la historia son algo mágico que envuelve a lector y lo atrapa hasta la última página. Si bien se vuelve un poco rutinario que cuando Margareth llega a la casa de la señorita Winter solo se describa lo que esta le cuenta de su pasado, a la final acaban sucediendo varios acontecimientos que compensan esto.

Varias historias se enlazan con la de Vida Winter, además de también descubrir el pasado de Margareth; es una historia que recuerda a las muñecas rusas: Cada una lleva a otra que en su interior guardará a otra muñeca, y así hasta llegar al final, cuando ya no se puede encontrar nada y todo lo que se puede ver en los acontecimientos es visible.

Este sería un punto criticable, puesto que no deja mucha libertad al lector en cuanto a su idea de cuales serían las respuestas, pero al parecer Setterfield se da cuenta de eso y nos deja una pequeña pero curiosa pregunta al final del libro que podría originar otra novela...

Hasta no ver publicada nuevamente a esta autora, no sabremos si "El Cuento Número Trece" quedará así, continuará o deberemos esperar a seguir con esta historia; si tomamos en cuenta que se tardó cinco años en escribir esta novela y vio la luz en 2006, este año o el próximo podríamos encontrarnos con una nueva historia de la mano intrigante y fantástica de Dianne Setterfield...

3 comentarios:

  1. La verdad es que tiene buena pinta y la portada me encanta.
    Gracias por tu opinión.

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  2. Yo también lo leí. Magnífico libro. Su lectura es apasionante, dramática, un misterio profundo como un jardín húmedo y frondoso. Es una historia muy triste, por eso deja un regusto final de abatimiento. Aún así, vale la pena. Oh, sí.
    Trece besotes.

    ResponderEliminar
  3. Es mi libro favorito!!!!
    Me encanta, me hizo sentir tantas cosas. :D

    ResponderEliminar

Thanks for coming to Tinta Nocturna!
Hugs from here to whereever you may be ^^

***

¡Gracias por pasarte por Tinta Nocturna!
Un abrazo de aquí hasta donde estés ^^

Nocturnos.