16 agosto 2017

Thinking / Pensando: Cliffhangers?

Hello guys, how are you?
I’ve spoken a couple of times about cliffhangers, but hadn’t had the chance to tell exactly what are they about. With more free time and less readings on my back, I prefer to do it now before things get upside down once again (you never know.)
Cliffhanger comes to mean just the same for books as what the word suggests: an ending that leaves many open doors, abrupt, sudden, where the characters are left in the middle of a decisive scene or action for the plot.
The difference between open ends, like in Nina Blazon's Faunblut, is that, despite the story is definitely closed, there could be some loose threads, something valid for every kind of book, while cliffhangers need a sequel, it’s a must, and work better for sagas or book series.
The best examples I have about this type of finale are the ones used by Andrea Cremer in her Nightshade series. The books finish suddenly, in a rush, without explaining many things about the ending and need a next book, there’s no “but” that counts.
It doesn’t bother me while reading, I can enjoy them, the fact that I love Cremer’s book is proof of that, but to write and use a cliffhanger… I don’t know if I could do it, I prefer to do a somwhat open final, but you never know what will happen in the future.
And you? Do you have any other cliffhanger example? Do you love them? Hate them? Let me know in the comments down below. ^^

Hola chicos, ¿qué tal les va?
He hablado ya en un par de ocasiones acerca de los cliffhangers, pero no había tenido la ocasión de especificar realmente de qué se tratan. Con más tiempo libre y menos lecturas encima, prefiero hacerlo ahora antes de que las cosas se pongan patas arriba de nuevo (uno nunca sabe).
En inglés, cliffhanger viene siendo un adjetivo que supone quedar colgando al borde de un acantilado, y en cuanto a literatura, se refiere a un final abrupto, donde los personajes quedan en medio de una escena o acción decisiva para la trama.
La diferencia entre los finales abiertos, como el de Embrujo, de Nina Blazon, es que, aunque se cierra la historia de manera definitiva, pueden quedar algunos hilos sueltos, cosa que es válida para todo tipo de libros, mientras que los cliffhangers necesitan una continuación obligatoriamente y son preferibles para las sagas.
Los mejores ejemplos que tengo sobre este tipo de finales son los que usa Andrea Cremer en su saga Nightshade. Los libros acaban de manera abrupta, apresurada, sin explicar muchas cosas con respecto al final y necesitan sí o sí una continuación.
No me molestan a la hora de leer, puedo disfrutarlos, que ame tanto los libros de Cremer es prueba de ello, pero escribir y usar un cliffhanger… no sé si podría hacerlo, prefiero dejar un final medianamente abierto, aunque nunca sabes qué pasará en el futuro.
¿Qué hay de ustedes? ¿Tienen otros ejemplos de cliffhangers? ¿Los aman? ¿Los odian? Háganmelo saber en los comentarios más abajo. ^^

Greetings and hugs!
¡Un saludo y un abrazo!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Thanks for coming to Tinta Nocturna!
Hugs from here to whereever you may be ^^

***

¡Gracias por pasarte por Tinta Nocturna!
Un abrazo de aquí hasta donde estés ^^

Nocturnos.