15 mayo 2013

Pensando #9: El género juvenil. ¿Basura o género literario?

Un nuevo día para dar rienda suelta a mis divagaciones sin sentido acerca de cualquier tema literario. El día de hoy, me pongo a pensar acerca del género de la literatura juvenil. ¿Somos menos lectores si preferimos este género o tenemos la misma valía que los demás?
La verdad es que algunas personas discriminan la literatura juvenil por el simple hecho de ser eso: Juvenil. Al parecer, nosotros los adolescentes no somos los mejores lectores por nuestra edad, además de que supuestamente no valoramos los grandes clásicos de la literatura clásica.
Además, algunos prefieren dejar de lado los libros y limitarse únicamente a los fanfictions, que casi siempre pueden tener errores ortográficos o estar muy mal redactados, siendo como consecuencia el hecho de que los lectores del género sean vistos con malos ojos ¿Será cierto todo esto?
Mi respuesta es corta, clara, sencilla, y concisa: ¡¡NO!! Iré por partes, para que nos perdamos:
La literatura juvenil no tiene nada de negativo al estar dirigida a los jóvenes, todo lo contrario: Es perfecta para nosotros porque con ella cogemos el amor por la lectura.
Yo nunca he dejado de decir que mis joyas literarias son la Saga Crepúsculo y La Emperatriz de los Etéreos. Con esos libros me di cuenta de que lo mío era la fantasía y género paranormal, llamado erróneamente así, ya el próximo Pensando será sobre esto.
El hecho de los jóvenes leamos historias sencillas no quiere decir que seamos menos lectores. La literatura juvenil e infantil está diseñada para que la amemos en esta edad, tomemos amor a los libros y luego o bien sigamos con este género o pasemos a la literatura adulta.
Crepúsculo tiene claras inspiraciones en las novelas
clásicas como Drácula.
Los clásicos, benditos y sacro santos clásicos. Es obvio que marcaron la literatura mundial, por algo han pasado a la historia, pero a veces no todos podemos apreciarlos y encontrarles el gusto.
Más de una vez he tratado de  leer a Julio Cortazar, y nunca escondí el repudio que siento por sus libros, aunque quiero tirar la toalla con él y simplemente olvidarlo, sé que algo puedo aprender leyendo sus libros, así que siempre hago un pequeño intento, pensando en que si maduro más, podré apreciarlo.
Claramente los clásicos son para gente adulta, personas que pueden con una literatura más densa y fuerte que los libros juveniles, pero nosotros no podemos con ellos porque precisamente no estamos acostumbrados y no logramos entenderlas del todo, principalmente por lo complicadas que son.
Sin embargo, con todo eso igual podemos disfrutar de ellas. Yo amé Crónica de una Muerte Anunciada, del Gabo, y estoy luchando con La Divina Comedia, de Dante, para poder apreciarla, porque es espectacular, solamente la forma en que está escrita la hace de difícil lectura.
Información vieja: Esta historia comenzó como un fanfic
de Crepúsculo: Anastacia es Bella y Christian es Edward.
Depende del lector el poder o no poder entender y apreciar los clásicos, hay adultos que no tienen idea de por qué son buenos, y adolescentes que sabemos que por algo están aún vigentes en el mercado.
Ya por último, están los fanfictions. El hecho de que el autor se aproveche de las historias ajenas para su mero disfrute, ¿Lo hace menos autor? En lo absoluto.
El hecho de escribir fanfictions es tan respetable como escribir algo desde cero. El autor en ambos casos hace esfuerzo por crear una historia coherente, personajes que te inviten a leer, una trama que te diga algo, que te deje algo y te haga leerlo nuevamente (Al autor).
Podría decir incluso que los autores de este tipo de historia son más autores que los que escriben sus propias historias, ¿Por qué? Porque al ser el autor absoluto, puedes hacer lo que quieras, que los personajes sean como quieras, eres el amo y señor del mundo que diseñas. En cambio en un fanfic las reglas cambian: No puedes escribir una historia en donde Isabella Cullen sea una mujer bronceada y ágil, donde Harry Potter sea cobarde y temeroso, donde Aslan, el gran león de Narnia, sea un gato doméstico.
Claro, puedes hacer parodias, eso también cuenta y es tan válido como cualquier otro género, pero hablando de fanfictions, es negativo el voto. Los personajes deben ser los que son: Bella torpe y pálida, Harry valiente y con valores inculcados, Aslan fuerte y autoritario. Debes cuidar que las reacciones y acciones de tus personajes sean reales, que sean las que creó el autor.
En resumen: Si crees que por leer literatura juvenil eres/son menos, ¡VOTO NEGATIVO! La última palabra no me pertenece a mí, en esta ocasión, la cedo a la revista "El Templo de las Mil Puertas"

¡Un saludo y un abrazo a todos!


2 comentarios:

  1. lo de 50 sombras de Gray me dejo WTF XDDD que fanfict mas tergiversado jajaja en cuanto a su inspiracion en Dracula, debo recordarte que lo unico que tienen de vampiros es el nombre lol
    En lo demas tienes toda la razon, por ser juvenil no es malo, en lo mas minimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Arix, de 50 sombras no puedo decir nada porque no las he leído, pero de crepúsculo, sí: En Drácula, el conde tiene ojeras, orejas moradas, es pálido, puede escalar fácilmente, tiene fuerza sobrehumana, además de que Stoker dice que a los muertos les gusta la velocidad. No recuerdo la frase exacta, pero eso era lo que decía en pocas palabras, así que recapitulando: Edward es pálido, ojeroso, las orejas de él también son moradas (Así lo dice en el libro), escala muy fácilmente (Lo comprobamos en la escena del árbol cuando Bella estaba en casa de los Cullen) y le encanta manejar rápido, todas estas características las comparten su familia y especie.
      Gracias por tomarte el tiempo de leer!

      Eliminar

Thanks for coming to Tinta Nocturna!
Hugs from here to whereever you may be ^^

***

¡Gracias por pasarte por Tinta Nocturna!
Un abrazo de aquí hasta donde estés ^^

Nocturnos.